DC Transition .org
Pathways to the Future For Youth with Disabilities
Search
Resources by Topic Success Stories News & Events Get Involved Gallery Library

Listen to this page using ReadSpeaker

Success Stories >> El Cuento Zarifa Roberson

Zarifa Roberson's Photo

Zarifa Roberson nació en 1979 en Philadelphia con un tipo de artritis que afecta el cuerpo entero, limitando movilidad y cuido de sí mismo. Después de graduarse de la secundaria en clases convencionales y ganó su licenciatura de filosofía y ciencias, y su maestría, ella ahora trabaja como una consejera de rehabilitación profesional en Washington, D.C. En 2004 ella fundó una revista llamada i.d.e.a.l., un acrónimo por Individuals with Disabilities Express About Life (Individuos con Discapacidades Se Expresan Acerca de la Vida), ahora publicada cada tres meses por el League for Disabilities, Inc. (Liga para Discapacidades, Incorporada), uno de los organizaciones sin fines lucrativos más viejos de Baltimore. Zarifa también es una oradora de motivación. —Necesitamos a personas con discapacidades que sean en delante para que nuestros jóvenes tengan un modelo positivo para admirar. Yo no tuve eso cuando me estaba criando. Yo conocía a mujeres afro americanas fuertes, pero ellas no me representaban porque no tenían una discapacidad.

Niñez

Yo acostumbraba a preguntarme por que Dios me hizo tan diferente, tan única, pero ahora lo veo como una bendición.

Me crié en Philadelphia. Tengo una hermana melliza fraternal y yo siempre creía que yo pudiera hacer todo lo que ella hacía, pero no era el caso. Por ejemplo, cuando yo tenté a caminar, todavía tenía yesos en mis pies. Yo tenía yesos hasta que tuve 4 años y no tomé mis primeros pasos hasta que tuve los cinco años. Mi abuela habla acerca de mis padres siendo preocupados, asustados, alterados, llorando. Ella ni siquiera tuvo un título de secundaria en esa época, y ellos tuvieron títulos universitarios, pero ella los decía—Basta con llorar. Esta niña tiene una mente muy buena. Podemos trabajar con ella. —Si mis padres y mi abuela se fueran de este mundo hoy, dirían—No estamos preocupados acerca de ti. Estarás muy bien.

Manejando con Discapacidad

La mayoría de la gente nunca han oído de lo que tengo yo, que es arthrogryposis multiplex congenita, una forma de artritis donde hay rigidez cada vez que un músculo y una coyuntura se unen. Tengo que continuar de mover siempre. Las actividades mejores para mí son caminando y nadando. La mayoría de la gente que tenga mi enfermedad tiene discapacidades más severas, pero yo soy muy independiente. Cuando les digo a los doctores que tengo arthrogryposis, se quedan atónitos. La gente que conozcan a la enfermedad se dan cuenta que soy bendecida por tener un caso tan ligero, cuando me ven entrar caminando.

Criándome en la ciudad, yo siempre quería que la gente me quisiera por quien soy. En todas las escuelas a que asistí, yo estaba en clases corrientes. Como adolescente, traté de ser como los demás y hacer que los otros me quisieran como amiga. Yo pensé que si quisieran a mi hermana, deberían de quererme a mí, pero mi discapacidad se metió en el camino. Yo pasé un tiempo en que estaba disgustada con mí misma y mi familia se puso muy enojada. Yo acostumbraba a preguntarme por que Dios me hizo tan diferente, tan única, pero ahora lo veo como una bendición.

Educación y Nuevos Principios

Yo asistía a la Samuel Fels High School en el noroeste de Philadelphia. Estaba en el Communications Department (Departamento de Comunicaciones), y allí fue donde me enamoré del espíritu empresarial. El periódico de la escuela había terminado, y yo lo empecé de nuevo. Se llama Panther Press, y permanece hasta el día de hoy. Allí fue donde empezó.

Quería continuar mi educación, pero no me di cuenta que mi discapacidad me dio derecho a recibir dinero de la Pennsylvania Office of Vocational Rehabilitation (OVR) (Oficina de Rehabilitación Profesional de Pennsylvania) para ir a la universidad hasta que tuve un encuentro imprevisto con el representante de la OVR para mi escuela. Yo me tropecé con el representante en la oficina y él se me acercó. Él no sabía de estudiantes con discapacidades en clases regulares, porque la enfermera solamente le refería los estudiantes en la educación especial. Nunca hubiera recibido ayuda si no fuera por este encuentro imprevisto. En el próximo momento, el estaba pagando para que yo fuera a la universidad. Eso es una cosa que me gusta mucho de lo que hago ahora, ayudando a la gente que conozca lo que hay para ellos. Yo digo a mis estudiantes que están en transición, aprovéchense de todos sus servicios.

Después de eso fui a la universidad y me gradué de la Millersville University en 2001 con una licenciatura de filosofía y ciencias con mi especialidad mayor de comunicaciones de lenguaje y una especialidad menor en estudios afro americanos. No extraño al trabajo, pero sí extraño a la vida universitaria. Siempre había sido muy activa en varias organizaciones, y yo era una de los socios fundadores de la división de NAACP en mi recinto universitario. Luego asistí a un programa postgraduado al Coppin State University en Baltimore, donde recibí mi Masters of Education in Rehabilitation Counseling (maestría de educación especializando en consejo de rehabilitación). Yo fundé la sección de la National Rehabilitation Counselor Association (Asociación Nacional de Consejeros de Rehabilitación) para estudiantes universitarios incluso postgraduados. Nosotros éramos la National Rehabilitation Counselor Association. No tuve ninguna ayuda consiguiendo un empleo. Mi consejero me dio un boleto para el autobús y me dijo—Váyase y consigue un empleo. Es usted vendible. —Mi primer empleo después de la universidad era con Childcare Information Services (Servicios de Información de Cuidado de Niños) en el sur de Philadelphia. No recibía un sueldo muy bueno porque no tenía experiencia.

Buscando Comunidad

Mis padres me apoyaban, pero yo les decía—Ustedes no saben lo que es tener una discapacidad. —Yo me resentía de mi mamá y le pregunté--¿Por qué no mantuviste contacto con otra gente con mi discapacidad?—porque yo me sentía muy sola. Shriners Hospital for Children en Philadelphia trabaja con niños con discapacidades raras, y mi mamá me dijo que había tratado de encontrar a otros. Yo sí encontré a otro individuo con me condición, pero ella no quería estar conmigo. Ella tuvo un caso mucho más grave que el mío, y eso le molestaba. Muchos otros con discapacidades más comunes tienen redes de apoyo, pero la gente con mi condición no tenemos una comunidad. Yo dije--¿Dónde está mi comunidad? ¿Dónde hay gente con quien puedo yo simpatizar?—Así fue que la revista i.d.e.a.l. Magazine se hizo.

Forjando Identidad y Carácter

Vine a un punto en me vida hace un par de años pensando—La gente no me gustan como soy, pero no me importa; no voy a cambiarme. —He sobrevivido tantos cambios. La gente no comprende cuales tipos de cambios uno verdaderamente pasa viviendo con una discapacidad, especialmente cuando uno es la única en la familia con una discapacidad. Yo me pregunté--¿Cómo es que llegué a este punto? ¿Cómo terminé así?—Como una joven una se frustra tanto porque no puedes hacer ni esto ni lo otro. La gente le habla de distinta manera. Acostumbraban burlarse de mí por mis zapatos y otra ropa que vestía, como subía las escaleras y abría mi lócker. Las burlas de veras me dolían, pero ahora ya llevo más años y conozco más y creo que tengo más fuerza de carácter. Me enseñó como el mundo me va a ver y me va a tratar. Uno tiene que asegurar que siempre esté consciente, así que si tratan de menospreciarle, puede decirles— ¡Qué va! Yo tengo educación. —La gente se sorprende cuando yo les empujo también, pero no me van a menospreciar.

Me fue difícil estar creciendo con una discapacidad, pero lo logré. Asistí a la secundaria, asistí a la universidad y un curso postgraduado, y me fascina lo que hago. Me encanta ser una plataforma para otra gente de minoría que también tengan discapacidades, porque de veras uno no tiene esa imagen en nuestra comunidad. Si uno tiene una discapacidad o es deporte o es entretenimiento. Me encanta Stevie Wonder pero no sé cantar. No todo el mundo puede ser un genio musical. Pero sí necesitamos a la gente con discapacidades para estar a la vanguardia para que nuestros jóvenes tengan una imagen para admirar. Eso no lo tuve cuando me estaba criando. Yo conozco a mujeres fuertes afro americanas, pero no me representaban porque no tenían una discapacidad. Así que yo trato de hacerlo por medio de la revista. Podemos destacar también gente que no tengan discapacidades que han hecho una diferencia en la comunidad de los discapacitados.

Creando a i.d.e.a.l.

Yo comencé a i.d.e.a.l. como un recurso para gente, especialmente jóvenes, con discapacidades en un ambiente urbano. La gente cree que no más estamos en casa recogiendo un cheque, o pidiendo limosna en la calle. Yo digo—No soy como esa gente. Yo soy muy educada. Mi familia es educada. —Pero uno no ve a esas imágenes positivas donde los jóvenes los puedan ver. Debería de haber unas imágenes positivas con que la gente pueda simpatizar, y en crear la revista, gané más confianza en mí misma. En realidad comencé la revista en el verano de 2004 antes de empezar a asistir al programa postgraduado en 2005. Asistí al programa postgraduado para ponerme más sensitiva culturalmente y para ser informada mejor acerca de discapacidades; vocabulario y términos en la especialidad están siempre cambiando. Por ejemplo, ya no usamos más el término –mental retardation— Y decimos-- sordos –o—hipoacúsicos –no –con deficiencias auditivas-- Teniendo una discapacidad no me hace una experta. Aún con la misma discapacidad, limitaciones funcionales pueden ser diferentes para personas distintas. La revista estaba en hiato mientras estaba estudiando en el programa postgraduado, cuando trabajaba en la Division of Rehabilitation Services, mi primer empleo en el campo de rehabilitación profesional. Yo trabajaba por el Department of Vocational Rehabilitation en New Jersey por nueve meses; ahora trabajo por el gobierno de Washington, D.C.

Me encanta mi empleo trabajando con personas con discapacidades, y estoy tratando de aumentar la visibilidad de la revista. Nos han presentado en un par de periódicos de Philadelphia, y me van a entrevistar en un periódico afro americano. Me siento bendita y humilde por toda esta experiencia. Doy gracias a Dios todos los días por el apoyo de mis padres y por mantenerme en mi camino. Muchos jóvenes con discapacidades no tienen esa estructura en estos días. Sus padres los detienen en vez de empujarlos. Yo creo que debo empujarles, diciendo—Vamos, podemos hacer esto. Yo los apoyo. —Yo digo a la gente que se disfruten de sus servicios. En D.C. no hay una lista de espera ahora para rehabilitación profesional. Eso es fuera de lo usual. Aún si no puede asistir a la universidad, eso no quiere decir que no tendrá éxito. Ir a la universidad es bueno pero no para todos. Uno puede ser empresario. Uno puede trabajar hasta avanzar en una compañía. No importa lo que haya en su currículo, uno todavía tiene que ponerse en venta.


Supported by a grant from The HSC Foundation. Developed and maintained by SchoolTalk, Inc. and Inclusion Research Institute in collaboration with DC Partners in Transition.
Copyright © 2010-2018 DC Partners in Transition. All rights reserved.   |   info@dctransition.org
Designed by skillsetonthenet.com   |   Engineered by chad-wick.com   |   Speech-enabled by Readspeaker