DC Transition .org
Pathways to the Future For Youth with Disabilities
Search
Resources by Topic Success Stories News & Events Get Involved Gallery Library

Listen to this page using ReadSpeaker

Success Stories >> El Cuento de Mat McCollough

Mat McCollough's Photo

Mat McCollough que tiene más o menos veinticinco años, es un graduado de la James Madison University y tiene su maestría en administración pública de la American University. Después de trabajar por el gobierno federal y en el mundo de organizaciones sin ánima de lucro, ahora él es el director del DC Developmental Disabilities Council (Consejo de Discapacidades de Desarrollo). Diagnosticado con parálisis cerebral a la edad de dos años y dado servicios de rehabilitación desde el principio, él participaba en clases corrientes desde el sexto año hasta que terminó la escuela secundaria. Él es hábil en el mundo académico, pero ha tenido problemas en establecer su identidad y hacerse un hueco en la comunidad social.

Médico y Salud

Me diagnosticaron con parálisis cerebral cuando tuve los dos años. Mi padre estaba en la Fuerza Aérea en ese entonces, estacionado en Dayton, Ohio y después en Sacramento, California. Mis padres me pusieron en rehabilitación de inmediato y recibí logopedia, terapia ocupacional y física. Yo creo que los servicios de intervención temprana que recibí cuando era un pequeño es la razón porque tengo tanto éxito hoy.

Educación

Asistí a una escuela especializada en California hasta que tuve los ocho años, cuando mi padre dejó la Fuerza Aérea. Pasé la mitad del día en las clases académicas y la otra mitad lo pasé en terapia. En 1984, mudamos a Stafford, Virginia, al sur de D.C. El condado tuvo una escuela especial para niños con discapacidades, pero mis padres quisieron que yo fuera a la escuela local. Participé completamente en la escuela corriente, pero continuaba a recibir terapia cuando los otros niños tuvieron sus clases de música y educación física. Les tomó a los maestros un rato para entender que mis padres quisieron que tuviera la misma calidad de educación que todos los demás. Me trataban como si yo tuviera problemas cognitivos. Por ejemplo, si a los otros niños les dieron 15 palabras nuevas que aprender, a mí me darían 10. En el segundo año yo podía hacer aritmética, pero todavía no podía leer al nivel del segundo año porque los maestros no requerían tanto de mí como requerían de los otros estudiantes sin discapacidades. Así que mi madre pidió que me retrasaran un año y que repitiera el segundo año. En esa época yo no entendía porque, pero retrospectivamente veo que era la cosa correcta que hacer. Todavía tuve ese estigma; mis maestros no sabían necesariamente que hacer conmigo. No se daban cuenta de mis capacidades. Mis padres siempre hicieron que yo terminara la tarea antes de que pudiera hacer cosas divertidas. Cuando estaba en la primaria y hasta el octavo año, las leyes no eran claras en como incluir a las personas con discapacidades en las clases corrientes. Yo todavía usaba una silla de ruedas entonces y definitivamente era muy de sobra. Tuve que ir de la clase para mi terapia, y tratando de ser aceptable socialmente era difícil.

Asistí a James Madison University. La universidad era todo un mundo nuevo para mí. Uno oye que divertido era en la escuela secundaria, pero fue la universidad donde yo me divertí. Hubo menos presión y más aceptación social. La única cosa que de veras me inculcaron mis padres como niño era el envolverse en la comunidad, dando servicio a la comunidad y devolver lo que uno ha recibido. Yo participé en los lobatos y los niños exploradores. Una cosa que quería hacer es ampliar la mentalidad de la gente acerca de la gente con discapacidades por tener más interacción. Me pidieron que empezara una Best Buddies Chapter (Sección de Amigotes) en JMU, donde personas con discapacidades intelectuales son emparejados con estudiantes universitarios, para que mis colegas en la universidad entendieran que las personas con discapacidades quieren las mismas cosas que ellos: quieren trabajar; quieren ser amados; quieren sus propias vidas. Me divertí mucho en la universidad porque yo tenía un sentido verdadero de quien era y aprendí a conectar con otros efectivamente. Yo me especialicé en las ciencias políticas. Mis padres me preguntaron-- ¿Por qué estás haciendo eso? No puedes ganarte la vida con una especialidad de ciencias políticas. —Pero yo pensé que me prepararía para una carrera en ayudar a otros. Mi madre me animó que estudiara educación como una asignatura secundaria, y la experiencia me dio una apreciación por la importancia que es para estudiantes con discapacidades de navegar el sistema educacional y asegurar la ayuda que necesiten. Es parte de la razón por que soy tan testarudo acerca de asegurar que la gente con discapacidades reciban una educación bien basada en las académicas; no solamente porque lo merecen, sino que este sendero debe ser tomado para que esta gente consiga empleos decentes después. El tener una calidad de vida buena empieza con recibir la fundación educacional lo mejor posible, y comienza temprano en la vida, también.

Desarrollo Social

Era una batalla constante tratando de averiguar quien era como persona durante mis años adolescentes. Hay solamente un tanto que uno puede contar a los padres. Ellos solamente quisieron que sobresaliera en algo, tener éxito en las clases académicas, y de seguro, eso hice. Pero hay otro elemento en asistir a la escuela, estar integrado, y siendo parte de un grupo de amigos. Era torpe socialmente. Yo no era popular y yo no comprendía porque los otros muchachos pueden ser tan crueles a una persona con una discapacidad. Yo era competitivo y podía ser testarudo, pero en términos de ser respetado y aceptado por mis iguales, eso era definitivamente una lucha. Yo no podía decir mucho a mis padres porque ellos se quejarían a la escuela y eso solamente empeora a las cosas.

Averigüé que la mayoría de los estudiantes con discapacidades tienen angustia mental tratando de sobrevivir dentro de las aulas corrientes. Es un ambiente muy competitivo; le enseñan a uno que tiene que se el mejor en todo lo que hace. Cuando me estaba criando, pensé que debía haber un balance mejor entre siendo competitivo, sacando buenas notas, y todavía teniendo comprensión social. Los años escolares seis a ocho inclusive fueron verdaderamente difíciles para mí. Yo no era el muchacho ideal. No estaba sano y cometí unos errores de relaciones. Absolutamente frustré a mis padres. Yo no tenía un buen sentido de quien era durante ese tiempo, y quise establecerme como una persona única, pero a esa edad uno sigue dependiente de sus padres. Tratando de comprender lo que es la independencia y ser un adolescente responsable es difícil para cualquier muchacho, y teniendo una discapacidad simplemente añade presión.

Mi trabajo académico era en realidad mi red de seguridad, mi plan alternativo, porque ese era la única área en que de veras pude sobresalir. Pero yendo a la secundaria, me di cuenta que tenía que imponerme como una persona. Mi mamá siempre me decía que las primeras impresiones sí importan. Me di cuenta que en los años seis a ocho en la escuela dejé que los otros muchachos dictaran quien era como una persona y que esas percepciones eran equivocados la mayoría del tiempo. Traté de enfrentarme a mí mismo en quien era como una persona con una discapacidad y como pude cambiar esas mentalidades. Sí, soy un individuo con una discapacidad, pero eso es un elemento sólo de quien soy. No me defina como una persona. Toma mucho para que adolescentes pasen por el proceso mental del entendimiento de quienes son, y jóvenes con discapacidades tienen que criarse más rápido que otros. Si no lo hacen, se encuentran perdidos por el sendero mientras sean muy dependientes de otras personas en vez de ser un adulto actual. Así que, en la secundaria, yo quise que la gente me respetara, y que comprendiera que no iba a permitir que nadie me atropellara. Yo soy simpático, una persona amable, pero no quería que no se me aprovechara la gente. Era una habilidad que tuve que aprender. Tuve que tener fuerza. Por ejemplo, en el octavo año, no importaba que bien hiciera en mis clases. Me consideraban un ganso. Pero los mismos estudiantes que me molestaban tanto en esos años después me eligieron su presidente del cuerpo estudiantil en la secundaria, así que reconocí que había hecho un impacto. Tuve que aprender como conseguir el apoyo de los otros estudiantes y ganar su respeto, mostrándoles que mi discapacidad no me definía como una persona. Tan pronto que aprendí esa habilidad, y aprendí a comunicar, eso fue cuando empecé a progresar con mis coetáneos.

Los apoyos disponibles a los estudiantes con discapacidades que están en las clases corrientes no incluyen ayuda con este problema. Hay que aprenderlo uno sólo. Para mí, lo difícil no era lo académico, sino se trataba de conexión e interacción social, para que pudiera tener éxito en el tipo de vida que tengo ahora. Comprendiendo como trabajar en equipos y sabiendo de donde viene la otra gente es lo que importa verdaderamente. Hay una fuerza verdadera en la diversidad de la gente. Uno debe abrazar a la fuerza que viene de mezclar a distintos antecedentes, orígenes étnicos, etcétera. De hecho, teniendo una discapacidad puede ser un puente para conocer a la gente de culturas distintas, porque tienen algo en común.

Mi consejo para alguien creciendo con una discapacidad es adquirir un sentido de quien eres como una persona. Hay tanta presión social para conformar y hacerse un hueco, pero ese proceso trabaja en contra de la gente con discapacidades, porque automáticamente nos ven como diferentes. Así que traten de encontrar la manera de hacerse ese hueco, pero también hay fuerza verdadera y consuelo en ser diferente. Uno puede empezar a dictar lo que uno quiere hacer, pero uno tiene que usar la voz. Es una situación pavorosa para mucha gente, con o sin discapacidades, pararse en sus propios pies y no transigirse.

Recreación

Me gusta pasar el tiempo con mis amigos y mi familia. Me gusta escuchar a la música; me mantiene sensible. Sin la música no sería una persona muy contenta. Me gusta la música rock, especialmente conjuntos con un mensaje. Pero el conjunto tiene que escribir su propia letra y tocar sus propios instrumentos—nada de esa cosa sintetizada, o música ñoña popular.

Vivir Independiente

Teniendo mentores buenos es muy importante en tener transiciones exitosas en el mundo de empleo; alguien que le dará una respuesta directa aún cuando no es agradable y que le dirá—Hay que trabajar más en esto. — O puede ser una persona discapacitada o no. Uno de mis primeros mentores era mi abuelo materno, quien quedó discapacitado mientras servía en la segunda guerra mundial. Y tenía el sentido de lo que me estaba pasando mientras me criaba. Él me enseñó que el respeto y la integridad valen mucho—uno no debe transigir su propia integridad o carácter. También me enseñó que hay que tener fuerza para vivir en un mundo no destinado para uno. Mi madre era una influencia grande en mí también. Habiendo sido criada por un soldado de marina, ella creía en la disciplina, y cada vez que me equivoqué, no me permitía una solución suave. Lo que importaba era el ser disciplinado y completar el trabajo. Criándome en la casa McCollough no era una experiencia agradable para mí a veces. Yo sabía que mis amigos no tenían que soportar esto, pero definitivamente me era beneficioso. Afecta la manera en que interactúo con la gente. No les doy por hecho. Siempre respeto a la gente sin embargo sus antecedentes o su estatus socioeconómico. No me importa si es muy educado o si viene de un estándar económico inferior. Todos somos lo mismo. Todos tratamos de tener éxito. Todos somos conectados y estamos tratando de aprender y beneficiarnos los unos de los otros.

Empleo

Cuando me gradué de la universidad, mi primer empleo era con el Departamento de Justicia. Me di cuenta que no había mucha gente discapacitada en el ambiente de trabajo, y yo quería saber por que eso era el caso. Yo quería aprender más acerca de la comunidad discapacitada, así que fui al mundo de organizaciones sin ánimo de lucro para unos cinco años, trabajando como el director del proyecto para la Association of University Centers on Disabilities (Centros de Discapacidades de la Asociación de Universidades), y gané mi maestría en administración pública de la American University durante me tiempo con AUCD. Cuando yo identifico un asunto, yo lo miro desde el punto de vista de la política y trato de entender como la política pública se implementa a los niveles del estado y localmente. Más importantemente, quiero comprender como la política impacta a la comunidad y la gente directamente, porque estoy interesado en figurar como se puede hacer que la política funciona para los miembros de la comunidad de la manera lo mejor posible. Por un rato, yo era el director de comunicaciones para el DC Office of Disability Rights (Oficina de Derechos de los Discapacitados de D.C.), la oficina encargada de asegurar conformidad con la ley Americans with Disabilities Act (ADA) (Ley de los Americanos con Discapacidades) en Washington, D.C. Yo comuniqué con la comunidad de los discapacitados que la ODR existía para proteger sus derechos civiles y como la agencia les podía beneficiar. Corrientemente, yo soy director del DC Developmental Disabilities Council (Consejo de Discapacidades de Desarrollo) una oficina con el mandato federal que promueva cambios de proceso, creación de capacidad, y actividades partidarios para avanzar independencia, productividad, e inclusión en la comunidad de personas con discapacidades cognitivas y de desarrollo.

Un día, me gustaría tener una esposa y una familia. Aún he pensado en matricular en la Facultad de Derecho, pero cuesta mucho dinero. Tal vez me quedaré en la vida pública y aún tal vez me presento como candidato para una oficina, pero probablemente en otro lugar que tenga representación más directa que D.C...


Supported by a grant from The HSC Foundation. Developed and maintained by SchoolTalk, Inc. and Inclusion Research Institute in collaboration with DC Partners in Transition.
Copyright © 2010-2018 DC Partners in Transition. All rights reserved.   |   info@dctransition.org
Designed by skillsetonthenet.com   |   Engineered by chad-wick.com   |   Speech-enabled by Readspeaker